jueves, 27 de mayo de 2010

MASONERIA Y METAFISICA.


Mi tesis es simple y breve: MASONERÍA Y METAFISICA son términos equivalentes, pues la primera no existiría sin la segunda, opinión que baso en las reflexiones que siguen:

A cualquiera de nosotros le resulta fácil imaginarse a los seres humanos prehistóricos, asombrados ante los meteoros atmosféricos,  y la sucesión de las estaciones climatológicas, con su renovación de plantas y animales, sucesos y patrones repetidos, que les ayudaban a planificar la caza y la recolección de los alimentos vegetales vitales para sus subsistencia, además de lo sorprendente que serían para ellos, tanto los nacimientos como la muerte, así como el miedo que experimentarían (no muy diferente al nuestro) al presenciar y sufrir los cataclismos de aquella naturaleza tan convulsa.

Para ellos, todo formaría parte de los misterios, por lo que no es difícil deducir, que se plantearían preguntas, cuyas respuestas -obviamente- no estarían aún a su alcance, por lo que "inventaban" aquellas que más y mejor les tranquilizaran ante tanto desasosiego; ahí nacieron los mitos, que han continuado "inventándose" y utilizando durante miles de años, hasta el advenimiento de la Ciencia, y esos mitos dieron lugar a las religiones.

Alguien ha escrito que: Los dioses se hacen, no nacen. 

De ahí que  desde los albores de la humanidad hasta el inicio de la era científica, es evidente -y comprensible- que la metafísica cumplió un papel necesario, dado que era  el único vehículo que el ser humano poseía, para transitar por sus incógnitas.

Me refiero a la Metafísica con mayúscula, es decir, la que intenta conocer el Universo y sentir "emoción cósmica", obviamente muy lejos de la metafísica sin base de los visionarios.

Pues bien, algo tan evidente no lo tiene en cuenta la masonería, que aún en nuestros días, se ha inventado y desarrolla mitos,  para convencerse a si misma y convencer a los demás, que son un grupo especial. A cualquier observador neutral ese proceder no puede por menos que resultarle anacrónico.

Sin embargo, en los albores del siglo XXI,  continuar postulando la metafísica  como necesaria para alcanzar el conocimiento, es además de un arcaísmo, nadar contra la corriente de nuestro aquí y ahora, o en román paladino, una mandanga.

La metafísica se diferencia de la ciencia, en que ésta es revisable y falsable y, aquella no. Karl Popper. Y sin recordar quien es su autor, he leído en algún sitio, que la metafísica es magia revestida de ciencia.

Y no olvidemos que la principal premisa del Circulo de Viena -creadores del positivismo lógico- fue que lo que no es verificable empíricamente no tiene sentido. Obviamente la antítesis de esa premisa, es la especulación metafísica en la que "reina" la masonería, ya que con ella nada puede ser probado.

Estas son mis creencias a las que he aludido en anteriores reflexiones en este blog.

Pues bien, al leer los “ensayos” (planchas masónicas en su argot) de la anterior entrada, me percaté que en ellos ésa metafísica se mostraba sin recato alguno en todo su esplendor; eso sí, revestida con los ropajes del discurso científico:

“Lo que voy a intentar argumentar esta tarde”. Debería añadir: utilizando significados flotantes. Pues es claro que en el “ensayo” no aparecen otros argumentos más que los metafísicos.

“…que ofrece (la masonería) unas herramientas conceptuales”.  Niego (al igual que podría atestiguarlo un observador neutral)   que sus símbolos puedan ser considerados conceptos, ni desde luego los psicodramas  a los que denominan ritos, ya que ambos -símbolos y ritos- son utilizados en la masonería, mediante términos ambiguos que relativizan sus discursos.

Decía, que esos ropajes no logran ocultar la multitud de términos ambiguos, que remiten a la “totalidad” de una manera difusa y vaga, método claramente anticientífico. Algunos de esos términos son: espíritu, hombre, ser, conciencia, realidad, sentido del ser, esencia, ideas, etc.

Por ello, me interesa destacar que en los citados "ensayos", ése intento de ocultamiento de  lo que no son otra cosa, que  discursos  metafísicos repletos de retórica hueca, es el motivo que me impulsa a bosquejar estas pinceladas, para expresar mi opinión sobre los mismos.

Es decir, sus autores no utilizan conceptos, usan significados flotantes con los que pueden trasgredir cualquier límite epistemológico; pues con ellos, es sumamente fácil ofrecer una explicación de las cosas –todas- según les convenga, ya que los repetidos términos, no aluden a referentes precisos, con lo cual pueden salvar sin dificultad las lagunas del conocimiento humano y, arrimando el ascua a su sardina, llegar a todo tipo de “conclusiones”, meta del discurso metafísico masónico, como los que comento.

La teoría de la tierra plana y la astrología, también pretendían explicar hechos, al igual que pretende hacerlo el autor del pseudoensayo citado; sin embargo, sus explicaciones son tan inútiles como las teorías mencionadas.

Wittegenstein en el prefacio a su Tractatus, escribe: Todo cuanto puede decirse se puede decir con claridad; y sobre aquello de lo que no se puede hablar, hay que guardar silencio.

Por otra parte, los problemas –como evidenciaré más adelante- que tratan esos “ensayos”, son de índole rigurosamente metafísica, por cuanto son completamente insolubles, ya que no tiene sentido todo aquello que no es comprensible a nivel de la razón humana, aún cuando sus autores se encuentren como pez en el agua, disertando sobre ellos y provocando debates estériles, como los que quizás habrán generado en sus logias, cuando fueran presentados los “ensayos” mencionados; debates que nunca les conducen a ninguna solución, dado que las proposiciones que contienen esos términos, en realidad no son proposiciones, son pseudoproposiciones, es decir combinaciones de vocablos carentes de sentido, o lo que es igual, metafísica masónica con la que pontifican sobre “lo divino y lo humano”. Desde luego, con ínfulas epistemológicas, aún cuando no contengan ningún dato  empírico.

Citando de nuevo a Wittgenstein: “Las proposiciones metafísica son una sarta de sinsentidos, pretenden decir lo que no pueden decir.

Es necesario reflejar, que uno de los autores (en el “ensayo” más extenso) asume explícitamente que la masonería ocupa su tiempo en esos estériles debates, cuando dice: “Compromiso por cuanto que la masonería no es un simple laboratorio de especulación…”, “explicatio non petita", etc., etc.

Evidencia palpable de la obsolescencia de la masonería, que continúa anclada en los inicios de la filosofía, cuando creían que todo lo conocible podía descubrirse reflexionando en solitario o en compañía, de ahí que todos los planteamientos de la masonería se basen en la era pre-científica, aún cuando la física nos haya demostrado -tiempo ha-  la imposibilidad de comprender nada por la vía del pensamiento especulativo.

Es decir,  con el uso -y abuso- de ése lenguaje pleno de significados flotantes, el autor proclama explícitamente que la masonería se atribuye un conocimiento, que realmente no posee,   cuando escribe:

“Todos los elementos simbólicos de nuestro método masónico, conducen a ese fin, nos muestran el camino, nos dosifican el esfuerzo, nos gradúan los obstáculos”.

“…1) dar sentido a la vida, 2) adueñarnos de nuestra originalidad y 3) resolver el tema de la Muerte.

Está meridianamente claro, que pretender deducir la realidad mediante la realización de sus propios valores es una falacia moralista.

Por otra parte, esa pretensión de  "dar sentido a la vida" es la evidencia palpable de la mentalidad religiosa que subyace en la masonería, ya que aún cuando la disfrazan con sus invenciones simbólicas, todos sabemos que hacer esa pregunta -sin contestarla explícitamente-, remite a lo sobrenatural, ya que defiende que la vida debe tener sentido.

Deberían ser honestos y asumir las implicaciones de aquello que defienden.

A pesar de su rotunda afirmación, no pueden –o no deberían- pretender una relación causal entre sus símbolos y ritos, y lo que ofrecen conseguir con ellos, es decir, ése “conocimiento de la arquitectura íntima del ser humano”, y lo cierto es que tampoco pueden acreditar empíricamente, que lo han conseguido, pues, ninguna actividad metafísica que se separe de la ciencia, puede conducir a resultados válidos, “No se puede decir nada de la nada”.

Continuando con las pinceladas, entresaco sólo unas pocas frases del citado “ensayo” más extenso, con el objeto de evidenciar que se trata, sin lugar a dudas, de un discurso metafísico, pues, pontifica sin dejar ningún resquicio a la duda,  sobre el viejo problema del fundamento y las posibilidades del ser y/o del conocer. ¡Es osado el autor!.

 
“El ser humano, es un-ser-en-el-mundo.

“…en la provocación de este encuentro con sí mismo, con su ser…”.

“…para pensar adecuadamente acerca de nuestra esencia y nuestro ser…”.

“…vuelta a la casa donde el Hombre esencial se encuentra con su ser”.


Ya David Hume en el siglo XVIII, estudió la falacia naturalista (que es la que emplea el autor de tan "profundas reflexiones") que la origina el desconocimiento de lo que significa la diferencia entre "ser" y el "deber ser", es decir que algo debe ser de una determinada manera, porque así lo entiende alguien.
Y ya en el apogeo del “ensayo” ¡por fin!,  no tiene empacho en transmitirnos el “conocimiento” que posee la masonería y, ahí el discurso se convierte en metafísica fuerte, pues, trata descaradamente de utilizar el modelo de discurso científico, al aludir a temas que sólo podrán ser conocidos a través de la Ciencia.

“…una pedagogía que le es propia y que denota un gran conocimiento de la naturaleza y la psicología humana”.

Este discurso es la evidencia palpable sobre la falacia de la masonería (o al menos del autor), que emplea su tiempo en exponer "su conocimiento masónico"; sin aportar pruebas sobre si ése conocimiento ha sido probado experimentalmente y por tanto si tiene sentido; es decir, sólo es un claro ejemplo de que hacen pseudociencia.

Según Richard Feynman, la prueba de todo conocimiento es el experimento; el experimento es el único juez de la "verdad".

“Por eso la estrategia que emplea la Masonería, en un primer tramo de su recorrido, para alcanzar su objetivo es centrar su atención en el conocimiento de la arquitectura íntima del ser humano”.

El autor obvia ¿o desconoce? la necesidad de considerar los factores sociales, así como la modificación del ambiente del entorno humano por la creación de nuevas formas sociales, es decir la dinámica del cambio social, ya que es otra obviedad que los hombres son los autores de la historia, y que determinados cambios en la estructura económica repercuten en la conciencia y en la conducta humana.
¡Sorpresa!. Después de leer esos párrafos, mi asombro no tiene límite; hasta ése instante, desconocía que la masonería con sólo sus especulaciones metafísicas, hubiera realizado tan enormes avances “científicos”, mientras que la Ciencia –a pesar de su constante investigación empírica- lleva empleados 3.000 años en tratar de entender el mundo en el que vivimos y aún no se ha acercado al conocimiento profundo de la vida humana. De ahí mi sorpresa, pues, según el autor la masonería ya posee ése conocimiento.
Esa rotunda afirmación de poseer un conocimiento exclusivo, exige ineludiblemente las pertinentes pruebas; dado que  el comunicante no las aporta, es lícito pensar que falta a la verdad, es decir, en "román paladino": no es más que un embaucador de mentes acríticas.

Hasta ahora, estaba convencido que sólo la biología genética estudiaba la estructura profunda de la vida, cómo también lo hacen la psicología social y la neurobiología, con aportaciones asimismo de la antropología cultural, la sociobiología y la primatología, ciencias que se ocupan de la vida social y la cultura, y que tratan -mediante el método científico- de conocer los elementos que componen esa estructura, y cómo interactúan entre sí esos elementos.

Ciencias que han sido agrupadas en la más reciente de ellas: la PSICONEUROINMUNOBIOLOGIA, que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mente y la fisiología del ser humano.

De ahí que toda esa palabrería que emplea la masonería, para decir sin empacho que "conoce la arquitectura íntima del ser humano", no sean más que paparruchas de iletrados.

No obstante, felicito a la masonería, por haberse adelantado a todas esas ciencias y conocer ya la "arquitectura íntima del ser humano", y quedo a la espera de la publicación de la correspondiente comunicación científica.

Es inconcebible tanta desfachatez, que además encierra una cierta dosis de peligrosidad, ya que aquellos que lean acríticamente ése ensayo, pueden dar verosimilitud a tamaño despropósito sobre  que la masonería posee ese conocimiento, que con tanto descaro, -no exento de ignorancia, debido a su "monocultivo" intelectual- proclaman.
Ese monocultivo mediante la retórica hueca de la metafísica masónica, quizás les impide percatarse que después de  Nietzsche, la filosofía ha renunciado a la búsqueda del ser, del fundamento y de la verdad, es decir que -desde entonces- entramos en el pensamiento postmetafísico.

Otro monumento a la metafísica masónica del autor, es su referencia a la exégesis y hermenéusis. 
 
También en mi ignorancia, hasta ahora creía que la exégesis sólo se realizaba con los libros sagrados de todas las religiones (¡ay! ése subconsciente que anhela convertir "de derecho" al masonismo en otra religión); sin embargo, el autor nos dice que en el masonismo también se practica “la exégesis hermenéutica de la vía iniciática persigue el mismo fin: el desvelamiento de lo que hay de sagrado…en nosotros…"; asimismo, cuando habla de la HERMENEUSIS VIVIDA, debería aplicarse el cuento y determinar mediante ella , el significado exacto de las palabras con las cuales ha expresado sus pensamientos, pues, como él conocerá, ésa es la misión de la hermenéusis y, no la que él le adjudica metafísicamente.

Y como traca final, en el último párrafo del “ensayo” se destapa el pseudosociólogo, profetizando sobre futuros procesos históricos y políticos, proponiendo la unidad a costa de la diversidad; anulando así las diferencias.

A quienes como el autor de tan "sesudo" estudio, pretenden haber descubierto con la masonería, la fórmula de la sociedad perfecta, los desautoriza explícitamente Karl Popper, quién tiene escrito que es impredecible la evolución social e histórica. Leer y estudiar a tan insigne filósofo, es una buena idea para dejar de creer a estos "sesudos" engañabobos, que prometen el paraíso en la Tierra, eso sí, siempre que sigas sus doctrinas. Otros lo prometen en otra vida... tal para cual.

En nuestros días, el reto al que se enfrenta la capacidad de predicción, -según distintos científicos de talla mundial- pasa por integrar con éxito la filosofía y las ciencias sociales y conductuales, junto con las ciencias físicas y la ingeniería. Todo lo demás (como la filosofía que  emplea el "erudito autor de la plancha", que sólo llega a metafísica) son pamplinas de iletrados.

Obviamente, la unidad que preconiza la disfraza de utopía, estrategia muy querida en la masonería, pues, ¿Quién podrá verificarla .?

Al proponer esa unidad a costa de la diversidad, está anulando explícitamente las diferencias personales  en aras de su unidad ideal, y está haciendo patente su anhelo de totalitarismo, de tan desagradable memoria.

Y volviendo a Karl Popper, en su libro "La miseria del historicismo" dice: Para los totalitarios, la única manera de reformar la sociedad es hacerlo de arriba a abajo, limpiando la pizarra de instituciones tradicionales, creando un hombre nuevo que abandone el individualismo y egoísmo de la sociedad abierta. Sabemos por experiencia a donde conducen  tales experimentos".

No entiendo –asumo los límites de mi comprensión- ése denodado esfuerzo por proclamar teorías y utopías cuasi soteriológicas, relativas a la historia futura, si se es consciente ¿lo son ellos? de los límites –también en ésta disciplina- del conocimiento de los seres humanos; al menos así lo manifiestan reputados filósofos cuando escriben “que no se puede afirmar nada de modo absoluto con respecto al curso de la historia, hasta que no se hayan descubierto las leyes de su desarrollo".

Más le valdría vivir el presente, utilizando la racionalidad que poseemos todos los seres humanos, y dejar de auto engañarse a sí mismo y a los demás.

¿Quizás proclaman esas teorías de unidad utópica, para adueñarse de la realidad construyéndola a su capricho, para que moldeando al individuo éste encaje en esa “sociedad ideal” y acepte su doctrina masónica?.

Es evidente que al autor comparte con los intelectuales decimonónicos el utopismo, con que se manifestaban aquellos, al dar por realizable cualquier situación imaginable, quizás por estar anclado emocionalmente en aquella época de especulaciones metafísicas y opiniones arbitrarias.

Resumiendo; es un discurso sin sentido epistemológico, pues, ¿Qué nos dice?, ¿Qué información nos proporciona?, ¿Cuáles son las conclusiones a las que llega?. En mi opinión, NADA y NINGUNAS. Es sólo una milonga masónica.

Es decir, todo el discurso es sólo especulación metafísica, pretendiendo ser un saber de hechos, pero de hechos que por su naturaleza están más allá del ámbito de la experiencia, “más allá de la cual, no hay conocimiento auténtico”, según Hume y; "más allá de la experiencia sensible no hay lenguaje significativo, no hay palabras a las que se pueda asignar un significado”.

A mayor abundamiento, en una ocasión, el físico Robert W. Wood, en respuesta a una pregunta dijo: La diferencia entre física y metafísica, no es que los practicantes de una sean más inteligentes que los de la otra. La diferencia es que la metafísica no tiene laboratorio.





Por otra parte,  evidencian que no han leído la Autobiografía de Charles Darwin, cuando dice: "Creyendo como yo lo hago que el hombre será , en un futuro lejano, una criatura mucho más perfecta de lo que es ahora, resulta intolerable la idea de que él y otros seres sensibles están condenados a una completa aniquilación al cabo de un progreso lento y continuado".
Mucho después, los físicos ratificaron que todas las formas de vida, no importa lo avanzadas que estén, perecerán cuando el propio Universo muera. 

Muerte que -según esos cosmólogos- se  producirá por congelación.

Y a la luz de dichas certezas -que nos proporciona la ciencia-,  pregunto ¿Qué objeto tiene la metafísica rudimentaria de estos y otros  charlatanes?.

La falacia de esos “ensayos”, es la usual en cualquier escrito metafísico: solo pueden tener interés para los autores y sus adláteres, ya que aquellos no pueden pretender –o no debieran-, que sus lectores u oyentes imparciales, participen del significado que ellos adjudican –el que fuere- a los significados flotantes que emplean.

Es decir, más que “teóricos del conocimiento masónico”, solo son aficionados a la metafísica, ya que mediante ella intentan expresar su actitud emocional ante la vida, teorizando sobre el mundo en el que se han anclado, tratando de expresar sueños y deseos de ése mundo.

Obviamente, ésa actitud emocional, la expresan los poetas con más belleza y más estilo que estos masones, empeñados en construir discursos disfrazados de científicos, con los que intentan ocultar su especialidad…la de ellos: metafísica pura y dura de expertos  charlatanes y similares.

En resumen:

La Ciencia sirve para comprender las cosas, es decir, nuestra realidad.

La metafísica para especular.

La Ciencia trabaja con teorías, que al ser verificadas se convierten en paradigmas, hasta que otra teoría las refuta.

La metafísica trabaja con la ignorancia y el misterio, lo que conduce a una especie de cogorza conceptual que distorsiona la realidad.

Es decir, el objetivo de la Ciencia es establecer leyes, regularidades, exactitud y certeza y para ello los científicos -hasta ahora- han empleado 3.000 años para tratar de entender el mundo en que vivimos.

El objetivo de la metafísica masónica, es oscurecer las mentes, ya que no puede explicar nada que tenga visos de verosimilitud.

Y para finalizar, JESUS MOSTERIN en Ciencia, Filosofía y Racionalidad. (Gedisa Editorial, Barna 2013) escribe: "Una filosofía alejada de la Ciencia, con frecuencia degenera en mera palabrería y verborrea, en la que las citas y los juegos de palabras no logra restablecer el contacto con la realidad".
Isaac Newton escribió: “Físicos, guardaos de los metafísicos”.





20 comentarios:

  1. "Gato blanco o gato negro. Lo importante es que cace ratones "

    Si recordamos a ese pequeño gran energúmeno llamado Deng Xiao Ping el autor d e la frasecita y recordamos que fue este caballerito el que instauro el régimen del terror de la actual china con forma de ejercito de 300.000 efectivos dedicados a la represión pura y dura del Pueblo podemos redirigir en otro sentido las reflexiones d e su articulo.

    Lo importante, según dice, es que la masonería es metafísica ¿y que? Según usted en su anterior articulo también le ve posibilidades y clama por una especie de regeneración ética de la cual saldría reforzada y sublime la Masonería pero en este caso: la verdadera, la que a usted le convence, o en la que usted cree , que , de creerle no coincide con la que actualmente existe....

    Pero dejemos ese hilo y vamos a por otro En cualquier caso le esta usted dando a esa metafísica un valor de uso Un valor de utilización o lo que es lo mismo una gestión de marca que busca y afirma la existencia una utilidad especifica de la misma

    En ese sentido tal vez lo importante no sea para que fue concebida, o como sería si fuera diferente

    Por centrar el tema me pregunto si el verdadero valor de la masonería ( tal cual es, la que existe, aquí y ahora) no sea su origen si no ¿en que podemos o para que podemos utilizarla?

    Claro que digo utilizarla pero no me refiero ni a los profanos ni a los militantes d e base sino a sus gerifaltes.

    ¿Para que la utilizan? Pues para lo que se utilizan casi todas las organizaciones, con mayor o menor pedigrí, para estructurar lealtades y gestionarlas de una manera piramidal. Gestionar influencias. Esa es la función de la masonería la misma que la de otros grupos humanos están hechas ad amioren director gloriam

    Exacamente la misma pretension de base que los grupos de amiguetes del facebooks

    Todo lo demás, francamente se me antoja teórico y ...lejano

    Como empecé con gatos podemos acabar con aquella otra pregunta sobre perros:

    “¿Son galgos o son podencos?... “

    La Pregunta es importante la realiza el perseguido pero su verdadera respuesta... no le dara mas posibilidades de escapar.

    Volviendo sobre el comienzo: ¿Quienes son los ratones?

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
    Un gran saludo desde:http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hola buenas, felicidades por tu blog.

    Hace tiempo que me interesé por la masonería y traté de informarme sobre esta fraternidad, sociedad, religión... lo que sea.

    Sin tener demasiada idea sobre el tema y sin haber ingresado jamás en ella ya intuía algunas de las cosas que has explicado aquí.

    Me gustaría que siguieras escribiendo sobre el tema. Me recomiendas "masonería al descubierto"? Me gustaría leer un libro sobre ello. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras. No he leído el libro que citas; sin embargo, supongo que ya habrás introducido en Google ése título, ahí puedes hacerte una idea sobre él. En cualquier caso, en mi opinión, el autor es -como decimos en mi tierra- "maestro de todo y oficial de nada".

    Jose Antonio Ferrer Benimelli es un estudioso de la masonería, y si buscas en Google, te aparecen sus libros sobre masonería.

    Sus opiniones son asépticas y desde luego, trabaja desde la doctrina teórica que tiene publicada la masoneria; otra cosa es el "día a día".

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Isaac Newton fue Mason.Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ¿Donde consta que fuera masón y quién puede demostrarlo documentalmente?.

    ResponderEliminar
  7. Newton!!!!!!!!!!
    na´menos!!!!!!!!!!!!!

    Jajajajajajajajajajajajajaja y ja

    Esa es la Verdad revelada de la masoneria

    Cuanquier nombre con posibilidades de dar prestigio a la Secta se le capta o se le invita a entrar o si no se puede demostrar lo contrario directamente se le concede la militancia pre- para- post-morten

    A ver ¿quien nos dice que Jesucristo no fue mason? ¿Acaso hay pruebas?
    Mutatis mutandi algun lumbreras nos dira: Angelina Jolie Sakira etc no son masonas, masonas porque las mujeres...ya se sabe; pero eso si se pirran por los masones
    Masoneria: Efecto Axe!
    Adelante chicos !!!apuntense!!!
    Con ese tipo de verdades tan entretenidas teñidas de propaganda organizan la metafisica para robarnos la cartera
    "Humano demasiado humano" como decia F.N.

    ResponderEliminar
  8. El mejor antitodo contra los charlatanes metafísicos, son las personas como Vd. que con espíritu crítico, ponen en evidencia las supercherías que se "tragan" (creo que gustosamente) esos crédulos, que interiorizan como verdadero todo aquello que le dicen sus "maestros"-

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ah, se me olvidaba!.

    Si Angelina Jolie y Sakira, se "apuntan" a la masonería, pido inmediatamente el reingreso. Menudas "tenidas".¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. En tanto las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; en tanto son ciertas, no se refieren a la realidad.

    Albert Einstein

    ResponderEliminar
  11. Lejos de mi cualquier mínima pretensiòn de desarrollar la cita (si es auténtica), del gran físico. Cita que por otra parte, Vd. me envía tan cripticamente.

    Es decir, como tengo escrito en otra entrada de este blog, asumo el limite de la comprensión que admite mi mente, sobre el conocimiento acumulado por los seres humanos.

    No obstante, la física moderna reconoce, que realidades como las fuerzas y los campos, integran parte del mundo físico. Y ambas realidades, no pueden ser descritas mediante la metafísica, (como pretenden en sus conciábulos, algunos masones, a los cuales -siendo benevolentes- podría calificárseles de "inocentes" o psedocientíficos).

    Por tanto, ambas realidades sólo son accesibles -para meentes privilegiadas- mediante los números, es decir, mediante las matemáticas, pues, las verdades evidentes de la lógica, hacen necesarias las matemáticas para explicarnos la estructura lógica del mundo.

    Por ello, en mi opinión, si las matemáticas son necesarias para explicarnos la realidad, los números son reales.

    Sin embargo, aún cuando me ratifico en el 2º párrafo de éste comentario, ello no es óbice para que -humildemente- comparta la teoría de Popper sobre el mundo 3, pues, participo de su pensamiento, cuando decía: "Considero al mundo 3el producto de la mente humana. Somos nosotros quienes creamos los objetos del mundo 3. Que estos objetos tengan sus propias leyes inherentes o autónomas, que crean consecuencias no pretendidas e imprevisibles, es sólo una instancia de una regla más general, la regla de que todas nuestras acciones tienen tales consecuencis".

    ResponderEliminar
  12. Poper, Popper!!! Si creamos el mundo, es lo mismo que hacemos con el concepto de Dios así que decir “no creo en dios” es una afirmación menos fuerte que la de “no creo en el Universo” ya que el universo es otro concepto

    El universo en tiempos de Einstein no tenia nada que ver con el de ahora y el de ayer nada que ver con las grandes murallas Sloan ni con los otros macro objetos que CREEMOS haber detectado hace apenas unos segundos.

    Personalmente no creo en el Universo puesto que esta modulado por nuestra percepción y por nuestra inteligencia, la cual no es mucha (aunque creamos en lo contrario)

    Si existen variables ocultas y no somos capaces ni de describirlas puede que exista Dios y hasta que exista el universo pero que nuestro limitado equipamiento intelectual y perceptivo nos impida saber nada al respecto

    ¿Y la Matemática? “los números son reales” pues si y no. Nos vienen bien, si. Pero la contabilidad no es mas que un convenio y también nos viene bien .. Bueno esta ultima sobre todo les viene bien a ELLOS, con ella se inventa el paro y la esclavitud.

    Todos contentos pero, esas pequeñas verdades ¿nos sirven para algo? Solo para cimentar en sólidas bases nuestra ignorancia y.... entretenernos la vida

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tus reflexiones; me encanta leer comentarios inteligentes.

    Después de releerte, creo que tenemos algo en común, ambos somos AGNOSTICOS, que en mi modesta opinión es una aceptable manera de enfrentarse a cuanto nos rodea.

    Gracias de nuevo y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por su respuesta y por calificar el anterior comentario de inteligente Posiblemente, no lo es.

    No obstante ¿Agnóstico? pues efectivamente... y no. Le cuento porque.

    Primero se acerca uno a las ciencias físicas y matemáticas Guay ¡mola mazo!. Después descubre uno el concepto d e campo y lo flipa pero uno “si rasca no le basta” alucina con la acción a distancia y todo eso que ni tiene explicación, ni es posible pero ahí parece estar, sin importarle su propia imposibilidad, mirándonos y riéndose.

    Para mi esta es la “Primera casilla” del “Gran Juego”

    Ni la reordenación de Einstein ni la quántica ( y dejemos el bodrio de Copenhaven) son satisfactorios. Bohm fue mas allá pero regreso a la primera casilla con su no localidad. Y estamos todavía ahí. Ni cuerdas ni Branas. Materia oscura y energía oscura, dos nombres para tapar un abismo

    Luego la teoría de la evolución. Teoría y no Ley porque no hay explicación científica y las explicaciones que cuadran son de índole espiritual Nos falta identificar como funciona el factor”Anhelo”. La situación es peor de lo que parece, las evidencias de la evolución en el reino vegetal nos resultan ininteligibles. Como animales podemos imaginarnos espíritu en los seres del reino animal pero ¿en el vegetal? ¿sin cerebro? No estamos preparados.

    Mas allá se documenta uno de yoga y esas cosas raras. Las descripciones de la acción a distancia o el acceso conocimientos distantes. ¿Absurdo? Pues, no tanto. La Ayahuasca, un medio químico, da resultados contrastados. Últimamente la excitación quirúrgica de ciertas zonas del cerebro reproducen experiencias de percepción extracorporal, también contrastadas ( lo que me hace reír son las “explicaciones” supuestamente “científicas”)

    En definitiva la acción a distancia o el conocimiento a distancia o la comunicación a distancia sin medios físicos sigue siendo el secreto secretorum y el quid de la cuestión.

    Sin hablar de experiencias personales. Hay un caso documentado, muy documentado, de conocimiento extrasensorial que tiene la ventaja de no pertenecer o encuadrarse en ninguna religión, es el caso Edgar Cayce. Esos casos, hay mas, serian una buena via para aproximarse a explicar la acción a distancia y la no localidad pero no se estudian a fondo porque nadie lo desea.

    Permanezco pues en esa primera casilla, por eso le decía:

    “¿Agnóstico? pues efectivamente... y no."

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  15. Para entender la masonería, hay que ser MASÓN.. (y no alcanza con estar dentro de la masonería). Evidentemente tu no lo eres.Crees que 4 años en una logia te califica para entender aunque sea un 1% de lo que es la masonería? Cómo puedes opinar al respecto?... Ignoras mucho. Califico este artículo como Ignorancia pura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario te encuadra con los antiguos chusqueros (muy respetables, por otra parte) y, por si no eres de por aquí, te lo aclaro.

      Hasta los años 60 en España, podías incorporarte al Ejército como voluntario y transcurridos 6/9 meses, ascender a cabo 2º, posteriormente en 12/18 meses ascenderias a cabo 1º y, a continuación, transcurridos 6 ó 7 años (algunos se "jubilaban" de cabos 1º) ascender a Sargento (la mayoría se jubilaban con ése grado, como, según tu comentario te ocurre a tí), después tras otros 5 ó 6 años ascender a Sargento 1º, etc. etc.

      ¿Quién es el ignorante?. ¿El que ha de aceptar ser chusquero para entender algo, o áquel cuya preparación previa le capacita para ingresar en la Academia de Oficiales?.

      Repito, ¿quién es el ignorante?

      Eliminar
    2. Este señor nunca ha pisado siquiera una Logia. Menos como iniciado !!!

      Eliminar
    3. Albricias, aquí tenéis a otro psicólogo/psiquiatra/sociólogo, aunque quizás su profesión real sea la de vidente, ya que a distancia y sin conocimiento empírico, se permite lanzar afirmaciones rotundas.

      Podría seguir contestándote, pero me apetece hacerlo con una cita del inolvidable CARL SANGAN, en su magnifica obra EL MUNDO Y SUS DEMONIOS: "Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles".

      Ese adjetivo, es el que -en mi opinión- es el que mejor le cuadra, después de leer su escueto y lapidario comentario.

      La que está apañada contigo es la logia que tu pises.

      Eliminar
  16. Es muy interesante todo lo que se lee en tus escritos, así como en algunos comentarios, aunque discrepo contigo en uno que otro tema. La Masonería por ejemplo, y si bien encierra mucho de lo que has comentado pero sus fundamentos así como objetivos, creo entender, son distintos. Para conocer mas de ella es necesario llegar a la cúspide de la pirámide o al menos al grado 33 en el rito escoces. Mas la razón de escribir este comentario no se centra en ello sino en algo que iba observando mientras leía tus comentarios. Te consideras agnóstico... ¿porque? y también, siendo una persona que por sus escritos se entiende observadora, inteligente y conocedora de lo que habla hasta cierto punto veo que tus conocimientos se basan sobre lo planteado por otros, inclusive citándolos. Aunque científico o pensador el ser humano no deja de ser un cumulo de aciertos y desaciertos. Unos mas sabios que otros y otros mas "sabios" que unos. La ciencia misma sufre por ello o al menos la ciencia humana. El apoyar mis ideas sobre tales fundamentos resultaría ser muy peligroso, corriendo el riesgo de errar. Hablo en referencia a aquello que no es fácilmente demostrable, donde solo la hipótesis reina y se construye sobre ella con elementos de igual naturaleza... siendo así ¿porque confiar en el hombre y sus afirmaciones?... te comento que creo Dios y no dudo de su existencia. Dios te bendiga, espero tu respuesta y gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar
  17. Es obvio que de cualquier tema, siempre se puede conocer más. Sin embargo, no creo que sea necesario ser director de un periódico, para poder expresar sus reflexiones, el simple periodista, también puedo hacerlo.

    Si eres masón, sabes que para llegar a la "cúspide" no siempre son necesarios los conocimientos, existen otras vías y...lo dejo ahí.

    Tu pregunta sobre mi agnosticismo, es retórica, ya que tu mismo -más adelante- la contestas, al decir que "aquello que no es fácilmente demostrable". Pues eso. ¿O te atreverás a decir que la existencia de Dios es fácilmente demostrable?.

    A la metafísica masónica, le viene como anillo al dedo, tu reflexión: "donde sólo la hipótesis reina y se construye sobre ella con elementos de igual naturaleza...".

    Es decir, la metafísica masónica desprecia la cadena de las causas y los efectos. Y a partir de ahí se construye la doctrina del masonismo.

    El añorado Carl Sagan, dice en su obra EL MUNDO Y SUS DEMONIOS:
    Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspirarnos o excitar nuestro sentido de maravilla".

    Evidentemente no se refería a la masonería, sin embargo, en mi opinión, esa cita es plenamente aplicable a la doctrina masónica.

    También gracias a ti por tu tiempo al leerme. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Por los motivos expuestos en la nota de esta fecha (04/06/2015), insertada al final de la última entrada, acabo de anular la recepción de comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Datos personales

Mi foto
Me autodenomino LIBREPENSADOR, ya que sigo el pensamiento de JOHN STUART MILL, cuando en su libro SOBRE LA LIBERTAD (1859)dice: SI TODA LA ESPECIE HUMANA NO TUVIERA MÁS QUE UNA OPINIÓN, Y SOLO UNA PERSONA TUVIERA LA OPINIÓN CONTRARIA, NO SERÍA MÁS JUSTO EL IMPONER SILENCIO A ESTA SOLA PERSONA, QUE SI ESTA SOLA PERSONA TRATARA DE IMPONÉRSELO A TODA LA HUMANIDAD, SUPONIENDO QUE ESTO FUERA POSIBLE.